Quienes somos

Somos Jorge y Dori, dos entusiastas de la viticultura que decidimos cumplir nuestro sueño y poner en marcha el proyecto de elaborar nuestros vinos en una pequeña bodega del Ribeiro.

Nuestra aventura empezó en Lugo en el año 2009, a donde llegamos por motivos de trabajo. Entonces conocimos a Mercedes y al club de cata Vitislucus, que nos iniciaron en la pasión por el vino. Esto nos permitió conocer los procesos de elaboración, los paisajes y las personas, que como nosotros lo hacemos ahora, vivían con intensidad la elaboración de sus vinos.

La aventura parece un poco alocada pues somos ingenieros de formación, nacidos lejos de zonas vitícolas de Galicia y sin experiencia previa ni tradición familiar en el sector. Pero la pasión y el entusiasmo nos llevaron a recorrer Galicia en la búsqueda del viñedo perfecto para elaborar nuestros propios vinos.

Es así como en 2016 llegamos al Ribeiro de la mano de nuestro enólogo Pablo Estévez, ayuda fundamental para sacar adelante el proyecto.

Nuestro Proyecto

La idea

Nuestro proyecto empezó a germinar, primero como una inquietud, luego como una idea un poco alocada, y acabó por convertirse en una necesidad que supo encontrar el camino para ser satisfecha, finalmente, con la elaboración de nuestros propios vinos. Se trata de un proyecto personal y vital que intenta hacer de una pasión un modo de vida. Está fuertemente ligado a la tierra, a la tradición y al vínculo que sentimos por la naturaleza. La búsqueda no fue sencilla. A principios de 2016 encontramos justo lo que estábamos buscando en Astariz (Castrelo de Miño) en la D.O.Ribeiro: una finca de 2Ha, con variedades autóctonas (blancas y tintas) en unas condiciones excepcionales para producir vinos de máxima calidad. Todo esto en un entorno privilegiado marcado por la historia y el paisaje.

Celme

“La esencia,
lo más exquisito y depurado
al paladar y al gusto”
“La esencia, lo que tiene más sustancia de una cosa”
“Gusto o sustancia agradables de una cosa”

Diccionario de la Real Academia da Lingua Galega

Nuestra Filosofía

Nuestro nombre, Celme, es el reflejo de nuestra filosofía. En nuestros vinos tratamos de transmitir la esencia y lo mejor de nuestro viñedo. Cuidar de nuestras viñas es el eje principal de nuestro trabajo, ya que entendemos que solo partiendo de una excelente materia prima pueden surgir los mejores vinos. Nuestros esfuerzos empiezan cuidando la viña, pero se extienden a todo el proceso, cuidando todos y cada uno de los detalles desde el viñedo hasta el embalaje final.

Nuestro compromiso va más allá de la calidad de nuestros vinos; es un compromiso firme con nuestro entorno y con el futuro de nuestra tierra, que mostramos a través de prácticas agrarias sostenibles que minimizan el impacto ambiental y biológico. Una de nuestras primeras decisiones en este sentido ha sido la eliminación de los herbicidas en el cuidado de la viña, sustituyéndolos por procesos mecánicos. También cambiamos los abonos químicos por abonos orgánicos y seguimos trabajando para reducir el uso de productos fitosanitarios. Todo este proceso es largo y laborioso pues necesitamos cierto tiempo mientras aprendemos a interpretar correctamente nuestro viñedo y el ecosistema local.

Completamos el trabajo tradicional en el viñedo con la innovación en las instalaciones de la bodega. Utilizamos depósitos de pequeña capacidad, de acero inoxidable, con control de temperatura automatizada, cinta de selección y una distribución en planta que nos permite trabajar por gravedad manteniendo la uva en perfecto estado durante todo el proceso. Innovando en los medios conseguimos elaborar vinos de forma tradicional, con la máxima calidad y al mismo tiempo una mínima intervención en bodega.